Publicidad encubierta disfrazada de divulgación: 2ª parte.

Suplementos alimenticios. Foto de ranys (Pixabay)

“Segundas partes nunca fueron buenas”. ¿Seguro? La primera fue bastante buena y la segunda … no le va a la zaga.

El CENDOJ ha publicado (no hace mucho, porque le veníamos siguiendo el rastro desde el Auto de admisión de la casación) la STS 3601/2019, de fecha 11 de noviembre de 2019.

La pelota al suelo: ¿es publicidad encubierta aquella acción que, partiendo de la emisión de un contenido aparentemente no publicitario, en el que no se realiza una presentación directa o indirecta de productos, se combina con otros espacios de telepromoción, que le siguen en la programación del mismo canal, en el que sí se realiza una promoción de productos relacionados con los contenidos tratados en la primera de las emisiones?

Lo que es traducción de los siguientes hechos concretos: aparece un doctor (dice la Sentencia) en un espacio sobre cuidados (aprende a cuidarte) hablando de grasa parda y blanca, adipoconversión, antioxidantes, etc. y más tarde aparece publicidad de productos que no son medicamentos (¡ay, triste de ti, Real Decreto 1907, ay, pobre LSAN) que están “indicados” para producir los efectos deseados en los espacios presentados como divulgativos.

Como hablamos de comunicación audiovisual, está claro que da igual que exista o no contraprestación. La cosa esta clara para la Sala: hay publicidad encubierta, “sin que resulte relevante la alegada separación temporal entre el microespacio y la telepromoción -apenas una hora o poco más, incluidas las pausas publicitarias, además emitidos dentro del mismo programa”. 

Un paso más en defensa de los consumidores la fijación de la siguiente Doctrina: “sí puede calificarse como publicidad encubierta aquella acción que, partiendo de la emisión de un contenido aparentemente no publicitario, en el que no se realiza una presentación directa o indirecta de productos, se combina con otros espacios de telepromoción, que le siguen en la programación del mismo canal, en el que sí se realiza una promoción de productos relacionados con los contenidos tratados en la primera de las emisiones.”

Segundas partes pueden ser excelentes. Bravo.